• Diego Marqueta

Disrupción en Miami


Esta semana estuve 2 tardes disfrutando (no puedo usar una palabra más precisa) mientras impartía mi curso sobre Narrativa y Presentaciones a la empresa tecnológica más reconocida, innovadora y admirada (y con razón) del mundo. En días como hoy me da rabia tener la política de no mencionar el nombre de mis clientes. En esta doble sesión, dentro del programa que vengo desarrollando con ellos, tuve a una nueva remesa de sus ejecutivos. Si alguien puede hablar de innovación en este mundo, son ellos. Y desde hace décadas. Sin embargo, les decía, id con mucho cuidado con eso de apuntarse a las palabras de moda.

Por ejemplo, «disruptivo». Porque eso es como el usar anglicismos: la cantidad empleada por una persona es...

  • directamente proporcional a su nivel de cuñadismo (perdón, "Instant Expert").

  • inversamente proporcional a su verdadero nivel de inglés.

Parece que "innovar" ya no es suficiente. Es que además tiene que ser «innovación disruptiva». ¿Y qué pasa si el mes que viene viene algo aún más disruptivo? A ver si esto es como lo del "partido de fútbol del siglo», que cada año parece que hay 3 ó 4. Algo disruptivo implica alguno (o todos) de estos puntos:

  1. Rompe las reglas metodológicas/tecnológicas: implica hacer algo de manera tan diferente que implica una reeducación del usuario. (e.g.: el ratón de ordenador)

  2. Rompe el mercado y crea uno nuevo: esa idea disruptiva deja en el abismo al 95% de los competidores hasta que se adaptan a tu idea o mueren, al tiempo que crece un nuevo mercado (e.g.: las apps) alrededor. Sí, podríamos decir que el iPhone fue disruptivo. (Por cierto, decir "a-pe-pé" es tan erróneo como cateto. «App» no es un acrónimo sino una abreviatura.)

  3. Rompe los esquemas emocionales: hasta el punto de no concebir/recordar cómo se hacían las cosas antes de esa "disrupción". Generalmente se detecta porque la gente se pregunta «Y esto por qué nunca antes se hacía así?»

Además, desarrollos realmente disruptivos han sido: el control de la llama (me refiero al fuego, no a los pícaros que hace 8 años se llevaron de fiesta a una llama del circo en Burdeos), la rueda, la imprenta, el transformador eléctrico, el control de las ondas de radio y el semiconductor. El resto de elementos y avances en la vida son combinaciones de ellos. Luego ya está la ternera con salsa de olivas y almendras de mi madre. Que eso sí que es disruptivo.


diegomarqueta blog - Disrupoión en Miami
Diego en un momento Sonny Crockett, en Watson Island (donde la épica escena del episodio Piloto de Miami Vice con Don Johnson llamando por teléfono desde la cabina tele´foncia - que siempre fue puro atrezzo. Puedes verlo en https://www.diegomarqueta.com/post/ese-momento-que-lo-define-todo

11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo