• Diego Marqueta

Una cuestión de velocidad

Lo primero que te enseñan en Física son los vectores. A ver, no te presentan personalmente a todos. Solamente que se trata de un segmento orientado y definido por punto de aplicación, módulo, dirección y sentido.

Tomado de https://www.hisour.com/es/particle-kinematics-42985/

Luego ya el resto de la Física (posición, velocidad, aceleración, fuerza, momentum) se construye a partir de ahí. Incluso las magnitudes escalares (temperatura, presión, incluso los colores -los programadores de Photoshop lo saben bien-) se caracterizan al final por gradientes - operadores vectoriales. Cada animación de PIXAR se realiza con su programa propietario RenderMan (desarrollado sobre NEXT Computer que creó Steve Jobs cuando le dieron la patada en Apple en 1985). Y éste se basa en cálculos algebraicos sobre matrices jacobianas, caracterizables por funciones diferenciales vectoriales, como se suele comentar en toda reunión familiar (menuda trifulca se monta a veces). Pues de lo primerito que se aprende es que velocidad es (diferencial de) posición partido por (diferencial de) tiempo. Ejemplo:

  • Escenario #1: alguien pasando su mano por vuestra carita desde una oreja y acabando en la otra, durante medio segundo. Eso se llama caricia o anuncio de After Shave.

  • Escenario #2: ese alguien haciendo lo mismo, empleando ese mismo medio segundo, pero empezando la mano con su brazo estirado desde bien atrás. Eso se llama hostia (o tablón de notas de Campos & Ondas o Mecánica de Fluidos de 2º de Industriales. Lo que son las cosas, nos pegamos la cuadrilla de amiguetes ahogando las penas en cerveza tratando de comprender las ecuaciones generales «CCC»).

En el mismo tiempo, hemos cubierto distancias muy diferentes = velocidades muy diferentes. Por eso siempre digo que no tiene sentido que tu jefe te diga que tu presentación debe contener «máximo X slides» (con lo bonita que es la palabra diapositiva, tal como nos la legó Kodachrome, a quien Paul Simon dedicó una canción). Que sólo te diga cuánto rato te deja estar ahí delante contándolo. Recorta ese tiempo en un 25% (=si te dicen 10 minutos, tú prepárate para contarlo en 7 minutos. No te preocupes, nadie te recriminará que acabes antes). Plantea las diapositivas como apoyos visuales y fluidos (no los del tablón de 2º de industriales). Algunos ya conocéis el truquillo efectista (tampoco voy a considerarme un «mago») que hago cuando llevo 150 diapositivas y la gente cree que no llevamos ni la mitad de la mitad. Es una cuestión de velocidad. Pero no de prisas. Es agilidad, es hacer que tus historias vayan fluyendo y que cada diapositiva no permanezca ni un segundo más de lo estrictamente necesario. Que por algo (también) nuestro (tuyo y mío) podcast se llama CINEMATIC.

56 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo