• Diego Marqueta

Adjetivos y signos


Mientras tecleo todo esto, en los altavoces suena la música de Lindsey Buckingham en concierto. Y pienso en ideas:

  • En aquel disco regalo de cumpleaños hace 25 años - mi padre me lo enseñó a escondidas el día anterior.

  • En cómo Fleetwood Mac tuvo que recurrir a 2 guitarristas para sustituir a Lindsey en concierto.

  • En que esta música me dibuja sensaciones, en cualquier momento y lugar, que me gustan.

A partir de las 3 afirmaciones que acabas de leer, ponle los adjetivos que desees. Porque coincidiremos. Los adjetivos Escribir adjetivos suele ser señal de falta de calidad en la redacción. Esto cobra más relevancia en informes de ingeniería, en memorias, resúmenes, presentaciones (¿te suena?). Pero también en trabajos de humanismo, poesía y narrativa en general. La literatura es un vehículo para dibujar sensaciones y emociones a través de un relato. ¿Dónde queda entonces el estímulo de la imaginación si le metes en vena el adjetivo al lector? «Adjetivo» viene de adiectīvus (=«que se agrega»). Como una lapa. Así que fuera. Casos Al afirmar que «este sistema opera a 2.000 ciclos/minuto, cuando el estándar es 1.200 ciclos/minuto» ya estás induciendo en el oyente el adjetivo que necesitas. Y al decirlo con números, ganas credibilidad. O como cuando dices «el puente de Akashi Kaikyō (Japón) tiene una luz (distancia entre apoyos) de 1.911 metros. Y esto es un 40% más que el siguiente en la lista» (Puente de Barton-upon-Humber, el cual durante cierto período de mi vida recorrí en mis trayectos hotel-fábrica-hotel; menos mal que el pub quedaba a este lado del puente). Algo de dedicación Eliminar adjetivos requiere algo de disposición, atención y entrenamiento. Conlleva más sustantivos, más verbos y mayor precisión. Sin embargo, se puede hacer con más naturalidad que las ocurrencias de algunos que prescinden de los signos de puntuación:

  • Samuel Beckett se cascó el texto «Como es» sin usar ningún signo en sus 80 páginas.

  • Jerzy Andrzejewski juntó sin signos («Las puertas del Paraíso») 40.000 palabras (182 páginas - sorry, Sam) en la frase de mayor longitud de la literatura (si es que a juntar palabras se le puede llamar así); para cuando has cogido aire, entonces viene la segunda y última frase de libro, de cuatro palabras: "I szli całą noc" ("Y marcharon toda la noche").

  • De hecho, Saramago afirmaba que todos los signos de puntuación sobran (y ya ves, Premio Nobel de Literatura de 1998).

Imagínate leer a esta pandilla en la letrina. Imposible que fluya nada. Ahora te propongo el ejercicio de que me escribas en un par de líneas una descripción de música que desees compartir conmigo. Sin adjetivos. Pero no me hagas un Saramago. De hecho, todo este texto está escrito sin adjetivos.

25 visualizaciones5 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Vox