• Diego Marqueta

¡Esculpe!

Estás haciendo una gran presentación cuando empleas más tiempo quitando que poniendo.


En tiempos de COVID-19, era menester hacerle un arreglito al David de Miguel Ángel. ©Alex Balamain (caricatura de Diego realzada por Leafar)

Uno de los mayores dolores visuales y riesgos de liberar al asesino de masas que todos llevamos dentro es enchufar una presentacion con decenas de puntos, gráficas tan horrorosas como incomprensibles y un sentido estético digno de la Pandilla Basura.


No hay nada peor que el mal gusto cuando no hay límite de presupuesto ni de «bullet points».


Luego está el otro extremo: gente que reniega sistemáticamente de usar diapositivas.


Sus alegaciones:

  • [a] «desvirtúa el mensaje»;

  • [b] «no aporta nada»;

  • [c] «lo mejor es la sencillez».

La dolorosa realidad:

  • [a] si reflexionas sin prejuicios, descubres los casos en que te ayudan a completar el mensaje;

  • [b] dan profundidad y favorecen el entretenimiento;

  • [c] eres (algo) cutre y/o no tienes no sabes usar (correctamente) PowerPoint. Así que te escudas en el sacrosanto concepto de la Simplicidad (Exupéry, perdónalos porque no saben lo que dicen)


Una presentación es un sistema en sí.

Al igual que cualquier proceso industrial solvente:

  • Pasos (ideas) alineados, conectados y secuenciados (el orden afecta al resultado) para obtener un resultado (el «para qué» de tu presentación).

  • Gobernado mediante estándares (las normas y la lógica de las presentaciones).

  • Sostenido con un mantenimiento inteligente y productivo (revisar los materiales, adaptar a lo que requiera la situación con el cliente)

  • Basado en principios Lean para la simplicidad: [1] enfocarse a cliente; [2] determinar una ruta de diapositivas libre de despilfarros; [3] la propia forma del proceso/diapositivas evidencia en sí el funcionamiento del mensaje; [4] ayuda a visualizar problemas y sus posibles causas raíz.


Y ahí está la virtud del escultor.

Donde al inicio todos ven un tocho de material, el escultor tiene claro dónde quiere llegar. Y para ello se pone a eliminar material hasta dejar una figura perfecta que transmite y emociona. Al contrario de otras artes (pintura, música, teatro…) la figura final siempre estuvo ahí.


En tu próxima visita a un Museo, visualiza en la sala esas masas macizas iniciales de piedra, mármol, marfil… que contienen dentro cada escultura, esperando que haya unas manos expertas que la saquen a la luz. El escultor, como el buen presentador, sabe cuánto quitar de aquí y de allá para al final dejar a la vista la verdad: tan desnuda y evidente como comprensible e implacable.

Scott McCloud y su «biblia». Te abrirá los ojos y entenderás por que´desde pequeño te ha cautivado el cómic. Y cómo puedes aplicarlo par cautivar con tus diapositivas.

Hace 3 semanas hablaba con Elena Urizar (iVoox / YouTube) sobre su experiencia con Scott McCloud, el téorico y maestro del Cómic. Su obra «Entender el Cómic» es una lectura tan entretenida como reveladora sobre los recursos de los que se ha valido la Humanidad para contar historias de modo visual. A lo largo de las páginas vas descubriendo la lógica que ha acompañado a todas las expresiones pictóricas en la Historia. Nos ofrece una secuencia sistematizada para la construcción de cómics: Idea-Forma-Lengua-Estructura-Diseño -Acabado.


Cuando leí esto hace años, vi inmediatamente la conexión con las presentaciones. Porque, si entendemos el cómic como «arte secuencial», ¿no es eso mismo una presentación basada con diapositivas que lo apoyan? no son diapositivas, sino fotogramas que transcurren a 30 segundos por diapositiva en vez de 0,04 segundos por fotograma. El cine, pero 750 veces más lento.


Y ésta es la base de mis cursos de Presentaciones, aunque también abordamos esos trucos y métodos sencillos para hacer esas diapositivas molonas que tanto os gustan. Lo resumo en estas 3 diapositivas. De paso me véis dibujado por el gran Leafar: decidió hacer una pausa en su rutilante carrera como caricaturista de personajes de renombre. Así que me dibujó a mí.



Una clase express de composición de diapositivas:

  • Uso siempre los dos mismos tipos de letra y tamaños.

  • Rojo para denotar tensión/problema/error; verde para solución.

  • Los centros de gravedad (personajes, figuras, palabras) están «escorados» hacia los ejes o «tercios» de cada diapositiva. Así se logra intensidad y contraste

  • Los personajes (que soy yo) aparecen muy acabados al inicio como metáfora de que «se está empezando por el tejado»: [diapositiva #1] el personaje de la izquierda está deliberadamente de espaldas al texto (=la realidad) mostrando su oposición a un criterio racional en la construcción de diapositivas; [diapositiva #2] el personaje aparece más básico; [diapositiva #3] guiño hacia el papel, el personaje aparece como un trazo en analogía a realizar un mapa mental con papel y lápiz.


Lo de Scott McCLoud es una mezcla de detalle técnico, composición y, sobre todo, historia que conmueve. Lo mismo que debes/puedes aplicar a tus presentaciones.

Las diapositivas seducen. La historia enamora.


Scott McCloud se sacó de la manga en 2015 «El Escultor». Lo leí hace un par de años y superó cualquier expectativa previa que me había hecho, Por ejemplo tras leer esta magnífica crónica de Raúl López. En concreto cuando dice: «la viñeta que viene a continuación y lo que sucede en ella no podía ser de otra forma (…), en cada momento el autor escoge la mejor ejecución tanto a nivel técnico como argumental».


Exactamente igual que con las secuencias perfectas de diapositivas perfectas:

  • [1] autocontenidas en argumento y a la vez sirven a un propósito;

  • [2] diseño técnico y funcional;

  • [3] estética inopinable;

  • [4] mensaje preciso;

  • [5]] cada impacto mejora, completa y enriquece al anterior;

  • [6] la historia realiza «bordos» o «zigzag» pero hacia un destino claro y prefijado.

Al cabo de unas pocas diapositivas, la audiencia entra en resonancia contigo y en cuanto aparece la siguiente diapositiva, ésta resulta la más lógica. Pero no por ello «predecible». Y eso hace que puedas usar más de 100 (cien) diapositivas en una charla y la gente te diga que ha visto unas 15 ó 20.


Tienes la oportunidad de que tus manos, cabeza y corazón esculpan tu presentación para que se convierta en ese clásico instantáneo, esa pieza maestra que tu audiencia deseaba ver aun sin saberlo.



CINEMATIC 10: 4 Historias defendiendo la Alegría. Con Ignacio Martínez Ruiz.


(📺YouTube / 📻iVoox)


Nacho es Doctor Ingeniero de Telecomunicación, miembro del equipo de dirección de la Escuela de Ingeniería y Arquitectura (EINA) de la Universidad de Zaragoza y profesor titular de Telemática.


Si has sido alumno suyo sabrás que necesitaríamos muchos párrafos para tratar de describir su personalidad arrolladora, su conocimiento técnico y su vocación de maestro.


Aunque él se define precisamente como un escultor: el que esculpe el mensaje y el que moldea y da forma a los estudiantes


Nos cuenta el camino: lo que le mueve en el ámbito didáctico de la Ingeniería de Telecomunicación. Lo hace en clave de 4 historias:

  • [1] «despertar la curiosidad»;

  • [2] «une los puntos»;

  • [3] «el exótico Hotel Marigold»;

  • [4] «born to run»

Le escucharás el 65% del tiempo. Así que no puedes perdértelo.


📺YT: https://youtu.be/ajzqbjOUy8Q

📻iVoox: https://www.ivoox.com/53921370


CINEMATIC: Podcast sobre COMUNICACIÓN INTERNA Y EXTERNA EN «MATIC» - Matemáticas · Arte · Tecnología · Ingeniería · Ciencia. (Áreas de conocimiento "STEAM": Science · Technology · Engineering · Art · Mathematics)



www.diegomarqueta.com



44 vistas
  • Canal YouTube De Diego Marqueta
  • Instagram de Diego Marqueta
  • Perfil LinkedIn De Diego Marqueta
Acceder al blog de Diego Marqueta

Contenidos y fotos web © 2019 Diego Marqueta.

Diseño web: Rosa Triay