• Diego Marqueta

ExcEsO

Si me estás leyendo es que tienes tus necesidades básicas satisfechas.

Dudo que exista alguien que reflexione: «Mmm, mi día es incompleto - necesito leer a Marqueta».


Así que me alegro de ambas cosas. Y las tiendas se alegran de lo segundo (lo de que me leas, les da igual), porque con las necesidades satisfechas, somos carne de cañón para lo que te cuento al final de este texto.


Al igual que en cualquier actividad que quieras dominar (Fotografía, Cocina...), has de conocer las reglas. Para luego saber cuántas puedes (o te interesa) cumplir.


Ejemplo: cuando eliges una cafetería lo haces por proximidad, por calidad o por sensaciones. Y, en mucha menor medida, por precio.

Si uno de esos parámetros es suficientemente bueno, estamos dispuestos a perdonar el resto. O sea que puedes...


a) tomar un mal café en un sitio cutre, pero que te queda justo al lado de donde estés.

b) caminar un rato buscando esa cafetería minúscula, en la cual no cabes, pero que hace el mejor ristretto de la ciudad.

c) tomar un mal café caminando hasta la otra punta de la ciudad, pero que te lo ha propuesto Miss/Mister {tu ciudad}. Y encima lo pagarás tú, en clamoroso alarde como pagafantas.


Precisamente hace un par de textos os hablaba de cómo el café «Kopi Luwak» simboliza la escasez y exclusividad, que son 2 de los 3 Principios delMarketing básico.


Por tanto llevaremos la contraria a Solón de Atenas, del que os hablé en el últiumo texto, y haré apología del «ExcEsO»: Exclusividad · Escasez · Oportunidad.


Para que veáis que me curro la mnemotecnia para que os acordéis de las cositas en esta temporadita de altas temperatura y cerebros derretidos. Diablillos.


Aquí te presento materia para que inspires en tus espectadores alguna (o todas) de estas 3 cualidades. Claro que ya sabes que mis servicios al respecto, como en El Equipo A, son contratables (no entiendo mi infancia sin aquella entradilla recitada).



Y esto lo aplica a diario cualquier tienda de barrio.

1) Exclusividad. «Estos calcetines sólo se venden aquí». A por ellos.

2) Escasez. «Últimos pares disponibles». Claro, es que SIEMPRE son los últimos pares disponibles, aunque queden 5.000. Es como lo de «aforo limitado»: no te j0de, ni que fuera una sala infinita. A por ellos.

3) Oportunidad. Tachan el «19,99€« (asumiendo que alguna vez tuvo ese precio) y ponen «9,99€». A por ellos.


Total, que te llevas 3 pares y encima te autoconvences de que has ganado(ya no «ahorrado») 30€. Por algo que, salvo caso de flagrante tomate en los dedos, no necesitabas hasta que los viste en el escaparate.


Naturalmente, el autoconvencimiento lo bordas cuando a la hora de presentarle la adquisición a tu pareja, empiezas proclamando cuánto costaba antes.


Que es como cuando en el cole, para anunciar una mala nota, recordábamos a nuestra sufrida madre la aún peor nota que habíamos sacado en el anterior parcial.


Construir marca en tu manera de presentar significa que, sin que ellas sepan aún de qué vas a hablar, las personas no quieran perdérselo. O incluso mejor: personas que, sabiéndose perfectamente mi charla, asisten de nuevo. Aunque solamente sea por contar las diapositivas.

4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo