• Diego Marqueta

Los tengo cuadrados...

...y listos para Usted, mi capitán. Así hablaba el teniente de aquel acuartelamiento tras poner a los 12 soldados contra la empalizada (por no decir paredón). Estaban cuadrados, pero no firmes. Porque temblaban como flanes. Tanto como la paridera que acababan de volar por los aires de un cañonazo en maniobras de disparo.

He visto a personas perpetrar diapositivas como este cañonazo.

Frente a ellos:

  • un teniente con los modos del sargento (de Hierro) de artillería HighwayHe bebido más cerveza, he meado más sangre, he echado más p*lv*s y he chafado más h**v*s que todos vosotros juntos, c*p*ll*s» - Gracias, Clint Eastwood);

  • un capitán sudando la gota gorda procurando mantener la circunspección castrense;

  • un corralero del pueblo del lado en plan tío-de-la vara, propietario de la recién volada paridera, el cual los quiere pasar ahí mismo por su lanza justiciera.

No reproduzco aquí los exabruptos y epítetos que el damnificado les dedicaba mientras invocaba a sus aves de corral, cuyo plumaje aún cubría el cielo como si de un Chernobyl gallináceo se tratase. Imaginaos aquel "viejo labruadourrr" de la película «Amanece que no es poco», pero poseído por el demonio y en frente a 12 tíos como Gabino Diego, con caras de pasmado y diciendo que «yo-no / yo-no / yo-no» con la cabeza así muy rápido. Creo que para limpiar aquel suelo que pisaban se necesitaron 50 litros de amoniaco. Pues eso:

  • que quién ha sido el cafre que en vez de introducir en el sistema de engranajes para la orientación del cañón un "14º Este" (o sea: «1»-«4») pues ha metido 41º («4»-«1»). Ah, el papel higiénico, la formación y el amor siempre se echan en falta cuando ya es tarde.

  • Y quién es el súper-cafre que tras dictar la coordenada mirando a través de los prismáticos, no se cerciora de que lo han metido bien.

  • Y quién es el mega-cafre que no dice nada al ver que el cañón, una vez embragas y todo el armatoste empieza a girar, pues en vez de apuntar a aquel montículo, se pone a mirar hacia la paridera como si el apuntador fuera Fernando Trueba.

Pues eso. Zambombazo y congelación instantánea de la cara del apuntador al entrarle el sonido y el brillo de la explosión por el rabillo del ojo mientras sigue con los prismáticos. Las chicas del telecupón habrían sido una buena influencia en ellos. En eso estarían de acuerdo conmigo. Sobre todo en distinguir la bolita de las decenas y la bolita de las unidades. Es lo que tenía la Instrucción Premilitar Superior (IPS) allá a mediados de los '60: pones en la Escala de Complemento a universitarios. Y en el caso de mi padre, uno de los 12 de esta hazaña (nunca supe quién fue el del desaguisado) un recién-arquitecto que se convierte en alférez eventual de complemento. Para él lo más parecido a ese sistema del cañón era la regla del cálculo que usaba en la carrera (y en el mercado para pedir al tendero «2.3 manzanas» y así pagar justo: no es la mejor manera de hacer amigos en el mercado). ¿Habría solucionado la tecnología aquel desaguisado? No creo. Puedes cometer el error igualmente si no conoces el terreno. O sea, saber que antes de gritar «¡Fuego!» te cercioras de que todo está bien. Algo así como cuando SONY tuvo la tecnología lista para sacar al mercado el Compact Disc (CD) de 11.5cm de diámetro. Pero ¿qué duración debía albergar? (dentro de los límites de la física para los microsurcos). El director de orquesta Herbert von Karajan (entusiasta de la tecnología) les dio el argumento «sobre el terreno»: el CD debía permitir escuchar la Novena Sinfonía de Beethoven sin levantarse del sofá a cambiar de disco. O sea: 74 minutos. Claro que esto es minuto arriba - minuto abajo, si damos por buena la teoría de que el metrónomo de Beethoven (regalado por el propio Mäzel, inventor de dicho aparato) fallaba en +/- 12 pulsaciones por minuto y esto le llevaba (me cuesta creerlo; era sordo pero toda una tempestad musical) a tener una cierta "dislexia" en el tempo. Una pareja de investigadores españoles ha publicado ayer mismo un estudio al respecto. Usando la tecnología, pero pisando el terreno. Si los Beatles hubieran podido acceder en Abbey Road a la tecnología actual les habría encantado que George Martin (de hecho pionero en la grabación con 4 pistas) mezclara y masterizara como suena actualmente. Que es lo que siempre busca un músico: que la grabación suene lo más parecido a cómo lo hace en el estudio. Queridos fanáticos del vinilo (yo me quedo en aficionado): la «fritura» de la aguja contra el disco ni es romántica ni es señal de «pureza analógica» ni mucho menos era parte de la grabación. Es un mero defecto que a Thomas Edison le habría encantado evitar. Pero como has ido desembolsando una pasta coleccionando vinilos, te niegas emocionalmente a aceptarlo. Lo cual es comprensible.

Lo mismo sucede con le uso de herramientas para presentar. Hay gente que encuanto descubre el «prezi» se emociona y empieza a hacer burbujitas que suben y bajan, en la creencia de que una aninmación efectista hace buena a una mala narrativa. Poner una tabla de excel dando vueltas la hace aún peor. Primero hay que conocer el terreno y trazar sobre el papel la historia a contar. Y luego elijamos la tecnología, en muchas ocasiones indispensable. Si William Playfair hubiera podido proyectar sus pioneras gráficas con Powerpoint, lo habría hecho. ¡CINEMATIC! CINEMATIC 17: A toda vela. Con María Castro Ruiz. 📺YT: https://youtu.be/yO2nIfk_pTY 📻iVoox: https://go.ivoox.com/rf/62496376 Puedes vivir algo parecido a navegar (no por internet) escuchando a María, la ingeniera naval que ha concebido el proyecto «Galatea II» como versión actualizada de aquel buque escuela de la Armada Española . A partir del minuto 15:30, podéis disfrutar de 4 minutos de una reflexión serena y sentida sobre cómo otros países observan, preservan y enseñan su Historia naval. Y sin embargo, en España parecemos olvidar la nuestra. Inicialmente llamado Glenlee, el Galatea (I) fue usado como buque escuela por la Armada Española entre 1922 y 1962. Una vez España no lo iba a usar más, Escocia lo recompró y actualmente es el segundo buque más visitado allí. El proyecto Galatea II recrea aquel barco con las técnicas, normativas y necesidades actuales. Conoceremos la manera en que ella ha venido aprendiendo la esencia naval, precisamente, navegando y trabajando de manera artesanal . Y todo ello se plasma en su manera de desarrollar y exponer los proyectos. Escucharás a María el 68% del tiempo. Así que no puedes perdértelo. CINEMATIC: Podcast sobre COMUNICACIÓN INTERNA Y EXTERNA EN «MATIC» - Matemáticas · Arte · Tecnología · Ingeniería · Ciencia. (Áreas de conocimiento "STEAM": Science · Technology · Engineering · Art · Mathematics) DiegoMarqueta.com




21 vistas0 comentarios
  • Canal YouTube De Diego Marqueta
  • Instagram de Diego Marqueta
  • Perfil LinkedIn De Diego Marqueta
Acceder al blog de Diego Marqueta

Contenidos y fotos web © 2019 Diego Marqueta.

Diseño web: Rosa Triay