• Diego Marqueta

Programando el Sistema Operativo

Me encanta ayudar a estudiantes que están terminando la carrera: identificar con ellos la mejor manera de plasmar un proyecto en una presentación o confeccionar un curriculum que cuente una historia.

Abrazo esta misión con la responsabilidad y el riesgo controlado de estar dando las que quizá sean las primeras pautas que esa persona tiene sobre cómo contar una historia profesional.

Abordar el reto de hablar objetivamente de uno mismo y venderse.

Cómo controlar los nervios y el vértigo; al fin y al cabo, leerse tu CV, entrevistarse contigo (no entrevistarte «a» ti) o contratarte no es ningún favor que esa empresa te está haciendo. Ni mucho menos alguien de Recursos Humanos, que está ahí sencillamente haciendo el que se supone que es su trabajo. Si llegáis a algo juntos es porque os interesáis mutuamente. Por eso tú también necesitas entrevistarle (dentro de un orden).

Además, en tiempos de pandemia el terreno de la videoconferencia es más neutral que nunca. Y como dijo la genial Ayn Rand en una entrevista en pleno Madison Square Garden (Nueva York): «si alguien con prejuicios no te contrata por tus méritos, el empleador inteligente lo hará».

Pero para llegar a ese paso hay que atraer su atención.

Y para eso sirve el currículum: para que te llamen. Me gusta la idea de que «CV», además de caballos vapor, significa Currículum «Visual»: una oportunidad para plasmar en ese lienzo una historia que se entienda en 3 segundos.

Que quien la vea quiera verse contigo para que os conozcáis mejor.

Y en este proceso, conforme abandonamos los miedos, vemos que experiencias (a priori) insignificantes son mini-historias dignas. Y dignas de ser contadas y escuchadas.

Historias que ayudan a conocer cómo el mundo (o un departamento, que por algo se empieza) es un poco mejor gracias a que tú y tu ilusión estuvisteis por allí.

Pero luego está el otro extremo.

El de quien, por aquello de llenar la página se mete (incluso sin malicia) la fantasmada del siglo.


Me sucedió algo así en un curso con estudiantes en una escuela de ingeniería.

Entre los 15 alumnos hay una alumna pizpireta (le llamaremos M.) con sonrisa perenne que, durante los 3 minutos que duró la secuencia que plasmaré, no desdibujó ni en medio milímetro.

En el turno de proyectar su CV para evaluarlo, se lee en una hermosa tipografía en negrita y tamaño ≈18: «Programación del Sistema Operativo» (sic).

Con la boca entreabierta giro la cabeza como un lento periscopio y miro a la clase. Todos con cara risueña, muy atentos todos y sin la menor cara de escepticismo. Felices. Divinos. Lanzo un suspiro y mi periscopio vuelve hacia la pantalla. Y de nuevo a la interesada.

–A ver, M., eso de «Programar el Sistema Operativo»… ¿pero ya sabes bien lo que estás poniendo?

–Sí, sí, sí, Diego.

–Pero vamos a ver: dudo mucho que en esta santa escuela (y lo sé porque estudié aquí) alguien jamás haya programado un sistema operativo.

En esos momentos yo me ponía con las manos en la cabeza contando que estábamos hablando de algo nivel Silicon Valley. Que si alguien hiciese algo parecido, todas las ediciones de «El Coaxial» (guiño a la publicación del CPS) abrirían con su cara en la portada. Que poner esto en un CV era una bomba de relojería...

M. de nuevo:

–Que sí, que sí, que lo hacía con mi novio. Bueno yo le ayudaba. A ver, que en realidad solo miraba. Pero que estaba súper-súper atenta, ¿eh?

Mi mandíbula inferior me asemejaba a Súpermaño escuchando a un concejal. Para referencias más internacionales: como Jim Carrey en «La Máscara».

–Pero a ver, M. ¿Qué Sistema Operativo programaba(-is)?

–Ah, pues eso, lo de re-instalar el Windows.

GENERACIONES. Con Pablo España Osborne y Daniel Innerarity.

El martes 19 de Enero de 08.30AM a 09.30AM modero para Foro de Foros un diálogo entre Pablo (Fundador y «Tribero» en WeAreSeekers; embajador de los restaurantes Osborne - Cinco Jotas) y Daniel (catedrático de filosofía política; investigador «Ikerbasque» - Universidad del País Vasco; escritor de diferentes obras sobre filosofía, sociedad, política y democracia).

Si os gustó la edición de GENERACIONES que hicimos con Daniel Lobato y Antonio Garrigues Walker, no os podéis perder éste.

Información e inscripciones

19 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Subo

  • Canal YouTube De Diego Marqueta
  • Instagram de Diego Marqueta
  • Perfil LinkedIn De Diego Marqueta
Acceder al blog de Diego Marqueta

Contenidos y fotos web © 2019 Diego Marqueta.

Diseño web: Rosa Triay